¿Por qué está de moda la bachata?

¿Por qué está de moda la bachata?

¡Ah! Me encanta el olor a laboratorio por la mañana. Mientras los becarios están ocupados aquí investigando los últimos descubrimientos en salsa y otros bailes (porque el trabajo me lo hacen ellos, ¡que uno no es el Doc para andar trabajando!), tengo un rato para ocuparme de una de las preguntas que como salsero radical no me deja dormir: ¿por qué está de moda la bachata sensual?

¡Está por todas partes! ¡Y apareció y se contagió como un virus casi de la noche a la mañana! ¡Entras a cualquier sala y ves ondas y no de las electromagnéticas! ¡Y qué decir de esos movimientos que desafían a la gravedad! Ante esto, un hombre de ciencia como yo solo puede hacer una cosa y no es quejarse: ¡es dedicarse a buscar respuestas!

Veamos. ¿Cómo se buscan respuestas científicamente? Observando hechos diferenciales, como decía mi amigo el Dr. House antes de desaparecer en moto sin dejar rastro. ¿Cuáles son las diferencia entre la salsa y la bachata sensual que dan ventaja a la segunda? Hay muchas, pero para no ser pesado, hay uno fundamental que explica también por qué es la sensual y no la tradicional la que está de moda. ¡El sudor!

Bueno, no el sudor propiamente tal… Hablamos de que una secuencia de tremendos sones-guaguancó neoyorquinos y de timbas cerradas de varias horas es físicamente demandante. En las discotecas de antaño siempre se pinchaban los “lentos” para facilitar… ya tú sabe’… pero aparte de eso, porque matar físicamente a los bailadores es no saber llevar una sesión. La idea es bailar, no ir al gimnasio. La bachata más cadenciosa y urbana que empezó con Aventura a principios de los 2000 en Nueva York empezó a entrar en las sesiones de bailes latinos (salsa, merengue y chachachá, antiguamente) exactamente como “lentos” para frenar la sesión. Cuando todo es intensidad, los “lentos” se vuelven casi una necesidad humana: dan una conexión distinta al despliegue explosivo e inflamable de un tema de salsa dura. La bachata tradicional sigue siendo muy rápida y rítmica para esa función.

“Es que es más fácil bailar bachata sensual”, he oído decir a salseros, pero estudios que hemos realizado en nuestro Laboratorio desmienten esa afirmación. Que Korke y Judith crearon un estilo basado en elementos de danza contemporánea y casi en ruptura con la bachata que se baila en Dominicana no es ningún secreto, pero justamente es esa influencia de la danza la que hace la bachata sensual un baile técnico. Estamos haciendo estudios cuantitativos sobre vértebras dislocadas en chicas a las que se les han marcado mal cambrés y ondas. Ahí tenemos la evidencia de que “fácil, fácil” no es.

Lo que hace fácil (y atractiva) la bachata sensual es que tiene un método uniforme. La salsa es un caos desde su propio nombre. Si decimos “salsa cubana” o “salsa NY” los cubanos y neoyorquinos corrigen a la velocidad de la luz por “casino” y “mambo” (aunque con lo de “mambo” tenemos un problema muy gordo también). Si hacemos un cartel con “casino” no falta gente que piensa que va de una timba (otra palabra conflictiva) de Blackjack y Facebook bloquea la publicidad del evento en redes por pensar que se trata de apuestas. Y eso por no meternos en el agujero negro de “On1” y “On2”; eso lo dejamos para cuando tengamos el reactor warp preparado para escapar de ahí a salvo. “Bachata sensual” o “moderna” se sabe muy bien lo que es, no necesita explicación ninguna, no hay estilos divergentes en conflicto, nadie discute en redes sociales su origen y eso ayuda a vender el producto y montar una industria de éxito probado.

Es más, es una industria creada por bailarines que conocían los aciertos y errores de la industria salsera. Los pioneros de la nueva bachata surgen de la salsa: Korke y Judit, Daniel y Desirée y Ataca y La Alemana eran inicialmente bailarines de salsa y mambo. La eficiencia está garantizada cuando uno ya tiene una base de la que partir. Ahora que lo pienso, es como si tuvieran un Laboratorio e hicieran las cosas siguiendo un protocolo científico… Tendré que enviar algún espía.

Sí, la bachata está de moda, sí, pero no se está de moda sin un porqué. Es un baile que responde a unas necesidades. Esto es algo que los salseros tenemos que entender, independientemente de la opinión personal que uno tenga del fenómeno, de la música y de su baile. A veces pecamos un poco de confundirlo todo. Los hechos, y eso es lo único que interesa aquí, son indudables, así que en vez de pelearnos contra ella, ¿no es mejor intentar entenderla?

Me llama uno de mis becarios. Al parecer, ha vertido uranio enriquecido por error sobre un kizombero que estábamos examinando y está mutando. Creo que iré al bar y que se irradien ellos.

Doc out

Eugenio M. Vigo

Foto: Jose y Andrea (@joseyandreabachata), profesores de bachata sensual en DanceLab (Créditos: Jimmy Malmsten, @captured.by.jsm)

Leave a Reply